Home / Arte y Cultura  / Manolo y Venancio, Miguel de la Torre Arquitectos

Manolo y Venancio, Miguel de la Torre Arquitectos

La arquitectura de la Ciudad de México se está caracterizando por tener empatía con lo ya construido, en muchos casos, el reto actual para los despachos de arquitectura es lograr armonía entre las obras realizadas

La arquitectura de la Ciudad de México se está caracterizando por tener empatía con lo ya construido, en muchos casos, el reto actual para los despachos de arquitectura es lograr armonía entre las obras realizadas en siglos pasados y las ideas al proyectar en la actualidad; Miguel de la Torre Arquitectos ha demostrado que esto es posible al realizar proyectos que vencen este obstáculo, claro ejemplo de ello es Manolo y Venancio.

Manolo y Venancio surge de la intervención a un ícono de la arquitectura ecléctica de principios del siglo XX, ubicada en la colonia Roma; Casa Quimera se reestructuró para dar cabida a una oferta cultural y gastronómica, la cual en la actualidad habita este inmueble. El reto fue trabajar en una casa catalogada con un uso de suelo ya establecido. Lo anterior se resolvió dando seguimiento paso a paso de todos los procedimientos necesarios y en paralelo se desarrolló un proyecto para el restaurante que destaca la calidad del inmueble y lo lleva con toda la dignidad a otro periodo de vida útil.

Los espacios son amplios característicos de la época y el tipo de construcción, para aprovecharlos al máximo se decidió ampliar visualmente el espacio forrando con espejo negro todos los muros y de esta forma utilizar la luz natural y la iluminación interior para lograr una atmósfera cálida con muchos brillos. La sensación espacial que se logró permite que los comensales se sientan en un ambiente muy amplio que los recibe y acoge.

La casa tenía una carpintería original muy rica la cual se consideró como parte integral del proyecto para lo que se combinó con el nuevo mobiliario necesario para la operación en el que destaca un diseño discreto y funcional manteniendo la misma gama de color. Se creó un plafón virtual con las luminarias a 3.25 m de altura, dejando el plafón existente en color negro y con esto reforzar la sensación de amplitud dentro del local. Para respetar la normatividad de uso de suelo una de las premisas fue incorporar arte en los muros, con en base a esto, el arquitecto Miguel de la Torre diseñó una instalación de 365 cochinitos blancos y 7 negros de cerámica, creando un elemento dinámico y de impacto visual que se vuelve el referente y sello del establecimiento.

Miguel de la Torre Arquitectos

@MTArquitectos

axel.alducin@gmail.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT